Etiquetas

, , , , , ,

El 15 M, un vendaval regenerador

post 15 m

Aquel 15 de Mayo de 2011 yo estuve allí, desfilando con varios compañeros de plataforma social por la calle de Alcalá hasta Sol en una nutrida manifestación formada mayoritariamente por jóvenes. Desfilábamos henchidos de indignación contra lo que estaba ocurriendo en nuestro país sin imaginar que a raíz de aquella manifestación, seguida a continuación de una larga acampada en la Puerta del Sol, un vendaval aglutinador de todas las frustraciones y reivindicaciones se había puesto en marcha, una entidad nueva y contestataria bautizada enseguida como el 15M.

Este movimiento ha generado muchas expectativas en nuestra sociedad y ha supuesto el reencuentro de muchísimas personas de diversa condición y profesión con una gran fe en cambiar las cosas y hacerlas juntos. Desde entonces el 15 M pasó al resto de nuestras ciudades, a sus barrios y a los pueblos (incluso traspasó nuestras fronteras) en asambleas populares, ha sacado millones de españoles a la calle penetrando en los movimientos ciudadanos y en todos los ámbitos ha ido haciendo propuestas que calan y seguirán calando en la sociedad.

El 15 M está luchando contra el pensamiento único de que las cosas son como la oligarquía quiere que sean, como han sido siempre: los mismos que se lucraron con el ladrillo y hundieron la economía nos están condenando a la mayoría de los ciudadanos a la miseria y a la irrelevancia.

Con el impulso del movimiento han surgido acciones como “Stop-desahucios “ que han parado ya muchísimos atropellos de expulsión de sus viviendas hipotecadas y están creando una conciencia ciudadana contra una trasnochada e injusta ley hipotecaria que solo beneficia a los banqueros a la vez que cuestiona ese derecho a la vivienda que se nos garantiza en la Constitución. Sus planteamientos y propuestas además, están empezando a drenar los programas de los propios partidos políticos.

Se ha creado una conciencia social que está reaccionando contra el desmantelamiento de nuestro Estado social y de bienestar: las “mareas verde, blanca y naranja” en Educación, Sanidad y Servicios Sociales, llenan casi a diario nuestras calles y plazas en un grito unísono contra la impostura de este gobierno desalmado que nos lleva a la ruina y la miseria.

Otra sociedad es posible, libre de oligarquías económicas, políticas y religiosas. La democracia directa y participativa que propugna el 15M nos debe devolver la dignidad de nuestras instituciones, libres de mafias partidarias, de fanáticos intolerantes y ladrones contumaces.

Pese a los que decían , como la caverna mediática, que este movimiento no tenía futuro, los frutos de sus mensajes y acciones están a la vista: hay un revulsivo de nuestras conciencias que nos dice ¡Basta ya¡, que nos da confianza en hacer cosas, en crear nuevos espacios de autogestión, aunque todavía haya un largo camino por recorrer involucrando a todos los sectores y actividades no solo en las ciudades sino también en el medio rural, en la defensa de los derechos de la mujer, de los inmigrantes y sobre todo de nuestros jóvenes para parar su éxodo y evitar generaciones perdidas que nos hacen perder el tren del futuro tanto de nuestros hijos como del propio país.

Debemos resistir y seguir luchando pues estos dirigentes que tenemos no nos representan , ellos se deben solo a sí mismos y a sus amos como vemos todos los días: se reparten el país, se lo llevan a paraísos fiscales o se cobran los favores que hicieron mientras gobernaban en suculentos consejos de administración.

Si no resistimos y luchamos, pronto estaremos muertos.

Granada. Enero de 2013.

Fernando Alvarez, yayoflauta.
Anuncios