De lo personal a lo colectivo

post reme

Es difícil expresar en unas líneas lo que estamos viviendo porque parece que no sea real. Parece una pesadilla que nos atrapa  de la que nos vamos a despertar y todo volverá a ser como antes.

Sin embargo, está ocurriendo.

Llevo más de 20 años trabajando en el Sistema Público de Servicios Sociales, tan solo 2 años después de su nacimiento como tal al amparo del plan concertado de 1991. En esos tiempos estaba todo por hacer. Desde el inicio partimos de una gran desventaja con respecto a otros Sistemas Públicos por la precariedad de medios y la escasez de recursos tanto materiales como profesionales y de infraestructuras. Todo esto lo intentábamos compensar con grandes dosis de entusiasmo en lo que estábamos haciendo, implicación personal mucho más allá de nuestros requerimientos profesionales. Son innumerables las horas extras que hemos dedicado a nuestro trabajo, las preocupaciones que nos llevábamos a casa por la situación en la que encontrábamos a las personas que atendíamos.

Esta realidad no ha cambiado en el transcurso del tiempo, sigue vigente.

Es por esto que los Servicios Sociales Comunitarios de la Diputación de Granada cuentan con profesionales forjados en duras condiciones, nada acomodados a condiciones de trabajo fácil. En contacto con las realidades más crudas de nuestra sociedad, capaces de dar respuesta a una demanda creciente y acuciante.

En estos años hemos visto como el Sistema ha ido creciendo y consolidándose. Aumentando la plantilla, construyendo y equipando los Centros de Servicios Sociales Comunitarios, especializando nuestras intervenciones, ganando la confianza de la ciudadanía y de los políticos locales que los representan, interviniendo en coordinación con los demás agentes sociales (Salud, Educación, Seguridad Social, Vivienda, Servicios Sociales Especializados, movimiento asociativo, etc.)…y por fin llegó la Ley Dependencia que supuso un gran impulso a nuestro Sistema. Esta ley tan esperada por todos y todas nos ha hecho tener la falsa ilusión de consolidación del Sistema, porque sus prestaciones no están reguladas por efímeros Decretos y Órdenes, tan graciables y sujetos a la disponibilidad presupuestaria o intereses  cambiantes. Pensábamos que abría un nuevo camino más justo e igualitario,…

De la mano de esta Ley hemos asistido al mayor empuje de los Servicios Sociales Comunitarios desde su creación, permitiendo la incorporación de jóvenes profesionales que han aportado su formación y frescura. Han conseguido revitalizar nuestros Servicios y mejorar la atención que se presta a la ciudadanía.

¡¡¡…Y ahora nos toca asistir al desmantelamiento de lo que ha costado tanto esfuerzo construir!!!!.

 Sólo me queda añadir que, por mi trabajo de estos años, he tenido el privilegio  de conocer, acompañar y compartir muchas vivencias con los profesionales, tanto veteranos como noveles, de los Servicios Sociales. Creo firmemente en que son el mejor valor con el que contamos.

Me resulta repulsivo que los políticos que nos gobiernan pretendan decir que los despidos que se están produciendo no van a afectar a la calidad de la atención de la ciudadanía.

Para más indignación esta gente ni siquiera tiene la honestidad de admitir que están despidiendo a profesionales. Prefieren decir “que sus contratos han finalizado”.

ABRAN LOS OJOS, APOYEN A LA CIUDADANIA DE NUESTRA PROVINCIA AHORA QUE ES CUANDO MÁS LO NECESITAN, READMITAN A L@S DESPEDID@S, CONSOLIDEN Y MEJOREN LAS PRESTACIONES SOCIALES

Para eso ocupan sus cargos.

Reme Gómez

Anuncios