Etiquetas

, ,

GOTAS

1000749_216683171818600_830977866_n

GOTA Nº 23

Ando revuelto con el tema de los lotes de alimentos que proliferan a diestro y siniestro, por todas partes como maná municipal. Lo de diestro lo digo porque la solidaridad de las personas no tiene límites, su generosidad es para impresionar, además cuanto más modesta más generosa es la gente.

Lo siniestro del lote de comida me recuerda argumentos tan serios y trasnochados como la sopa boba; tener a la gente cogida por los genitales; reducir peligrosamente una problemática social compleja a un asunto de comer; a pagar con comida; a comer en la mano de; jugar con las cosas de comer…

Cualquier recurso social es importante que exista, pero es reduccionista eliminar una red social de atención integral (enseñar a pescar en vez de dar un pescado) a cambio de unos paquetes de macarrones, galletas, varios cartones de leche y algún excedente comunitario. Eso en castellano es: Pan para hoy y hambre para mañana.

GOTA Nº 24

Hay quien tiene dudas en limitar los sueldos a los grandes ejecutivos de los bancos, en controlar el fraude fiscal de las grandes fortunas, de buscar las cuentas bancarias en los paraísos fiscales, de castigar a quien es corrupto. Pero no las tienen para recortar en Servicios Sociales, Educación, pensiones, Sanidad… Blandos con los ricos e implacables con la gente desfavorecida. Autistas y sordos con el clamor popular.

GOTA Nº 25

Dice la gente, yo no quiero dinero; lo que quiero es trabajo, lo que quiero es atender a mi familia, mantener mi autonomía, pagar la hipoteca.

No quiero limosnas, quiero mi sueldo, ganarme mi vida y la de mi gente.

 GOTA Nº 26

Invertir en Servicios Sociales Comunitarios es invertir en personas de carne y hueso, en solidaridad, en igualdad. Es tender la mano, es arrimar el hombro, es dar cobijo, es facilitar la vida, es dar calidad a los años. Invertir en Servicios Sociales Comunitarios solventa problemas de la gente corriente, la de a pie, la que no sale en las revistas, ni en la tele, ni en los periódicos, ni en las tertulias radiofónicas de sesudos y enciclopédicos periodistas, ni en los anuncios de moda o coches.

Invertir en Servicios Sociales Comunitarios es estar con la inmensa mayoría de la población, con la comunidad. No es gastar, es hacer justicia.

Si no estamos con ellos, ¿quién va a estar, el famoseo, las estrellas del deporte o la canción, la alta dirección de las empresas, la C.E.O.E, la clase política, la banca, Europa…?

En épocas de despilfarro, privilegios y abusos sino estamos nosotras no habrá nadie a su lado.

 GOTA Nº 27

Estaba perezoso: el calor, el pueblo, la siesta… Me costaba ir… Pero me levanté del sofá (el amigo más absorbente que tengo), con un esfuerzo sobrehumano, espoleado en mi interior por la música de Carros de Fuego; había quedado, la cosa lo merecía. La Marea Naranja en la Fuente de las Batallas principio con la Carrera. Otra vez un buen sitio, un sitio entretenido.

La Marea Naranja energía renovable y renovada, empuja, se oye, se ve.

Saludos a compañeras y compañeros: la gente habitual, la que hace algún tiempo que no ves, las nuevas incorporaciones, gente conocida o no y todos en naranja. Creo que hasta la Policía Local y Nacional, ya compañeros de fatigas, inseparables, siempre en nuestra lucha, codo con codo, como uno más. Me atrevería a decir que a su azul marino se le pueden ver claros reflejos naranja.

Luego para completar el cuadro costumbrista, en la apacible y calurosilla tarde de julio de Graná, las parejas, los niños y niñas correteando, los abueletes. Sobre un decorado de camisetas, polos, bermudas a cuadros, zapatillas de lona y alguna sandalia con calcetines, pienso con alegría: ¡Estoy en Puerta Reá, casi ná! Se me olvida algo, sí la tradicional boda en las Angustias; corbatas, chaqueta y pantalón en los caballeros; trajes de fiesta sin pamelas en las damas (esto no es Londres). Con su toque de España cañí, pretencioso, alcanforado, digno y retro, quizás recordada en alguna nota posterior de Ecos de Sociedad en el Ideal. El Rols en la puerta: sobre la acera, mal aparcado, chungo comienzo. Nunca se sabrá si la grúa podría haber hecho un favor a alguno de los contrayentes. Supongo que quien se casa en las Angustias si se separa será con la intervención del Decano de los Jueces.

GOTA Nº 28

Hicimos un photocall. Novísima técnica de llamar la atención consistente en un panel reivindicativo sobre lo que nos ocupa: la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local que corta por la base la ley que hacía a los Ayuntamientos cercanos y útiles. Volviendo al panel, la novedad radica en un agujero en su parte alta por donde metes la cabeza y te hacen una foto. Es una forma de firmar con la cara en vez que con el boli. Fue un éxito, mucha gente lo hizo: dió la cara y luego como era de esperar se le devolvió intacta. Ahí en el facebook está.

GOTA Nº 29

Otras revolucionarias técnicas, apenas utilizadas hasta ahora fue la del hombre/mujer anuncio; la de escribir en cartulinas con rotuladores los mensajes que queríamos destacar; el papel continuo para que los más pequeños, niñas y niños, dibujaran en paz mientras se desarrollaba la acción reivindicativa parental. A todo esto con el concurso de la tradicional y modesta octavilla, cuartilla para hacer honor a la verdad, que resumía los puntos más contundentes de nuestra denuncia.

La gente mostraba su disgusto o su pena por “cómo está el país”. Otros clarificaban su descontento con lo mal que lo están haciendo pero con una puntualización “pero tanto los unos como los otros” acompañado de un dedo índice acusador, en un claro ejercicio de ecuanimidad para dejar palpable que “lo mismo reconozco una cosa como la otra”. Los de la boda no, estaban en otro tema. Un hombre nos dijo confidencialmente que el dinero de los Servicios Sociales venía de la Junta de Andalucía y ahora con los EREs… Él mismo dejó estos puntos suspensivos que nos pusieron a cavilar. Este comentario me lo debería haber callado, al fin y al cabo somos agentes pagados para realizar una campaña orquestada que desestabilice al gobierno. Pero yo lo digo por hacer un guiño a quienes gobiernan, y lo repito por si eso me ayuda: ERE, ERE, ERE, ERE…

GOTA Nº 30

Alguien, ¿quién será?, no te lo digo. Se pasó toda la tarde vendiendo camisetas naranja a troche y moche, se las ofrecía a todo quisque y muchos compraron. Con cinco euros amplías tu fondo de armario, y la marea hace caja para futuras reivindicaciones. Las más osadas quizás conocedoras de lo que se ve en la Madrid Fashion Week, armadas de las populares tijeras, le dieron un toque in a las camisetas, ampliando escote, quitando mangas, dejando un hombro al aire, recortando el largo, etc. Es decir poniendo de relieve las mil y una forma de cargarse, con desenfado, una prenda de vestir. Y encima estas mismas, luego vienen hablando de recortes…

Sebirocap

Anuncios