Etiquetas

,

Y ahora…  ¿ qué?

 

niña con cartel

“Se podrán quedar con todo,  con el caballo, con la pistola, con la manta, …pero nunca se podrán quedar con la razón”  (León Felipe )

………………………………………………………………………………………

Llevamos varios años en caída libre, nuestra sociedad se desmorona, todo lo que habíamos logrado levantar en estos últimos treinta años se está yendo a la mierda. Lo que nos está ocurriendo parece un mal sueño pero no, es una jodida realidad: estamos hundidos, estamos en bancarrota social, económica y moral.

¿Y qué ha pasado?… Que los que estaban al timón de este país y de nuestras vidas y haciendas y a los que dimos nuestra confianza, han resultado ser una pandilla de incompetentes, de irresponsables,  amén de unos consumados mangantes. Mientras nos expoliaban repartiéndose cargos, comisiones y sobresueldos entre conmilitones, amigos y parientes, arruinaron  nuestras instituciones, entraron a saco en las cajas de ahorros, en las empresas públicas, llenaron el país de inútiles y faraónicos edificios para engordar sus egos y el de sus estúpidos votantes… y como consecuencia de tanto despilfarro nos han endeudado para varias generaciones, a nosotros, a nuestros hijos, nietos y bisnietos…

Ellos no temen las consecuencias aunque hayan destruido nuestro estado de bienestar, qué más les da: ellos sí podrán seguir estudiando en colegios privados o concertados con dinero público, irán a universidades, públicas, privadas o extranjeras; podrán costearse sus enfermedades en hospitales o en clínicas privadas o privatizadas, sus dependencias las  aliviarán sin mayores problemas como siempre han hecho, no necesitarán servicios sociales porque a los desheredados de la sociedad los entregarán como mucho a la caridad pública… : ellos tienen el dinero y la riqueza, o son los mamporreros de los que lo tienen,  dominan las puertas giratorias entre la política y las empresas,  y no dudan en plegarse a sus jefes ideológicos  de troikas neoliberales  globalizadoras cuando éstos les exigen sacrificar a  este desgraciado país  nuestro.

Y nosotros entretanto seguimos  sumisos mientras nos llevan al matadero: ¡dónde quedan esas historias legendarias que nos han contado desde niños de la indomable raza española con sus numancias, saguntos o covadongas …! Y aquí y ahora, en el siglo veintiuno, nos tienen arrodillados, repitiendo el “vivan las caenas ” de aquellos antepasados nuestros  de la restauración absolutista del XIX  y a la espera cada día de cómo  será la nueva cuchillada que nos darán.

Hay que reaccionar más de lo que estamos haciendo y rebelarnos por tanta ignominia: aunque los movimientos como el 15M, las mareas naranjas, blancas o verdes, o la plataforma contra los desahucios han creado una conciencia ciudadana contra este desastre nacional y este gobierno  inútil y deshonesto  que nos conduce a la más absoluta miseria, debemos coordinar y unir los esfuerzos de todos estos movimientos, en una inmensa red que aglutine a todo el país. Debemos hacer una revolución incruenta y pacífica pero sin concesiones, promover líderes como Ada Colau, luchadora y honesta, que cambien esta democracia corrupta e inepta, y convencer a la mayoría de los españoles que otro país es posible donde primen la ética y la eficacia de los mejores y nunca más el nepotismo de las tribus familiares, económicas o ideológicas.

 Y aunque nos estén robando el presente como hicieron con el pasado, no debemos consentir que lo sigan haciendo con nuestro futuro y el de las nuevas generaciones. Somos la mayoría de este pueblo y además tenemos la razón.

Granada. Agosto 2013.                                  Fernando Alvarez, yayoflauta.

 

 

Anuncios