Etiquetas

, , ,

L@s IN

imggaleria-g_12363_20121120_105715

“Y, entre nosotras, podemos decirlo: debajo siempre se coloca el que es más sólido y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo”, reza la reseña del volumen, disponible en las librerías de toda España y también en internet a través de www.nuevoinicio.es.

Esta reseña, nos ha convocado de nuevo alrededor de la mesa camilla de mi casa.

Retumbó por las paredes de Granada ese “Cásate y sé sumisa” avalado por el arzobispo Martínez.

Tan rancio, tan anacrónico y tan delirante es lo que ha hecho Martínez, que hasta el PP de Andalucía le ha pedido que retire el libro. Algo que evidencia que personajes como el arzobispo viven en su particular castillo, con los puentes levantados y el foso lleno de preceptos y amenazas, ajenos a la realidad de este siglo, calificando de pecado todo lo que creen una amenaza porque son incapaces de entender.

Pero nostras estamos INdignadas.

Porque el libro se edita con fondos públicos, puesto que el arzobispado se financia con dinero público, y porque va en contra de lo más elemental de nuestra constitución: la igualdad sin distinción.

Creemos que ya basta de abusar desde la posición que dan instituciones como la iglesia católica que, no contentas con haber manipulado durante siglos a generaciones y generaciones de hombres y mujeres que, por tradición o incultura, que a veces es lo mismo, han seguido a pies juntillas lo que a veces sólo eran caprichosos delirios de hombre enfermos, y pretenden seguir haciéndolo con un dinero que se detrae de los presupuestos públicos, dejando en la cuneta los Servicios Públicos.

Ayer, casi inmediatamente después de conocer la historia del arzobispo y su panfleto, escuché en una emisora a una mujer que a punto estuvo de ser asesinada por su marido que no aceptaba su decisión de romper su matrimonio. Una mujer que, recién salida de una operación de doce horas, aún aturdida por el dolor tuvo que escuchar como su madre, potencial lectora del librito, le recriminaba el escándalo a que había dado lugar.

Una mujer que vive prisionera de su miedo, mientras el agresor, después de haberla atropellado y degollado hasta que acudieron los vecinos, está ya en libertad.

Por eso, nosotras, frente al “Cásate y sé sumisa” nos declaramos INsumisas.

La sumisión nos mete entre las cuatro paredes de nuestras casas, aunque esté el frigorífico vacío y el brasero apagado.

La sumisión nos mantiene frente al plasma desde donde el máximo responsable de nuestro Estado de Bienestar, nos burla la verdad, y no reaccionamos.

La sumisión nos hace permisivos con los despilfarros de fondos públicos y con las corrupciones que nos empobrecen como sociedad.

La sumisión nos paraliza y nos deja indefensas frente a los abusos del poder. De todos los poderes. Del poder económico, del poder político, del poder religioso, del poder que se mete en nuestras camas.

Por eso NOSOTRAS nos declaramos INSUMISAS.

Pero hay muchas más insumis@s que l@s que n@s sentamos a tomar el cafelito en mi casa.

La Marea Naranja de Granada está compuesta por much@s INsumis@s e INsobornables, que saben que no resistir es perder.

Y como ellas, proliferan por todo el territorio ibérico (No olvidemos la lucha de la sociedad portuguesa) INsumis@s organizad@s en distintas plataformas cívicas.

Desde luego, nosotras lucharemos contra toda la basura ideológica que coloniza el pensamiento de tantas personas hasta dejarlas al pairo.

Nuestra firme determinación vuelve a ponernos en marcha.

María.

 

 

Anuncios