Etiquetas

, , ,

¿Qué son los Servicios Sociales?

images-48

Los servicios sociales son los pilares necesarios para conseguir el bienestar del ciudadano de a pie. Organización, que junto con la sanidad, la educación y la garantía económica son otorgadas a los habitantes de un país de forma ‘instantánea’ desde su fecha de nacimiento, asegurando nuestros derechos más básicos en manos de estos servicios.

El derecho a vivir, a sentirnos seguros y disfrutar, unos derechos que son imprescindibles, ya que un país no está constituido por cadáveres y ruinas. Se podría decir que los servicios sociales son una macro disciplina, ramificada en una amplia variedad de específicos servicios. Familia, situación de menores, integración social para el más desfavorecido, igualdad entre los sexos, migración. Para los mayores, para las mujeres, para los niños, para los pobres, para los gitanos, para los inmigrantes, para los rechazados, para los discapacitados…

Esta larga lista que se podría estirar varias líneas más me recuerda al anuncio de la Coca-Cola.

Los servicios sociales prometen ser ese elixir que nos garantiza la fuerza y seguridad para combatir esos impedimentos hacia el camino de la igualdad e integración soñada en las ideas primitivas de estos servicios. Pero, ¿de verdad es tan fácil beber de este manantial utópico?

A pesar de que la organización de estos servicios sociales en nuestro país se plantee de un modo estructurado en comunidades, provincias, localidades, etc. no llegamos a otear el trato humano (ese calor que transmite seguridad al igual que un techo o una comida caliente). Montañas de documentos, fichas, hojas, formularios y estrés crean barreras entre aquellos que su felicidad pende de un hilo y el que lleva el bolígrafo.

Debe de ser una situación frustrante, tratar tantas personas e intentar conocerlas es igual de difícil que conocer a alguien en un tren a ochenta por hora.

Simples retazos, impresiones recogidas en blanco y directos al meollo. Sin embargo, soy de las que piensan que el problema no viene de abajo, viene desde arriba (y creo que no soy la única que opina lo mismo). La organización corrupta y materialista de un poder avaricioso, controla a unos títeres con las muñecas enrojecidas de su intento de escapar de ese control asfixiante. Finalmente, el que queda al pie del cañón e intenta asegurar el bienestar de otros, puede estar en una situación similar.

El tejado de la cumbre jerárquica en los servicios sociales (al igual que en otras instituciones) tiene tantas goteras que los ciudadanos de a pie quedan más empapados de lo que estaban antes.

Con suerte, solo espero que este tejado se hunda, porque si se hunde, será el único modo de que los que juegan en el tejado se hagan ‘pupita’. Vemos hoy en día slogans afirmando que son personas las que nos cuidan: un calor de radiador eléctrico que no siente ni padece. Un molde de rejas en donde no hay cabida para la felicidad en una ideología distinta.

Porque pregunto ¿Qué es la felicidad? Seguridad, confianza, igualdad, trabajo, movilidad, respeto, y es merecida para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos… Para todos, para nuestra sociedad. Porque puede estar al alcance de todos, y los servicios sociales son encargados de hacer las vidas más fáciles en nuestras decisiones para conseguirla. Simplemente, tenemos que hacerle ver al poder que la felicidad no depende totalmente del dinero, sino de oportunidades.

Almudena Machado Jiménez. 

Estudiante de 4º de Filología Inglesa

Anuncios