Etiquetas

, ,

La hora de la verdad

 

images-53

-Tenemos a la vista unas elecciones, son para el parlamento europeo y me pregunto “¿Qúe hacer? ¿nuestro voto servirá para algo?…” Actualmente es probable que de poco, manda la derecha neoliberal en toda Europa. que El cuerpo nos pide, me pide votar en blanco como acción de protesta a lo poco y muchas veces mal a como están haciendo las cosas. Pero ¿sirve de algo esta postura del pataleo, aparte del desahogo emocional que conlleva?.

-Pese a lo limitado de los réditos, las soluciones a nuestros problemas para la mayoría de los españolitos de a pie no nos van a venir de aquí, de nuestro país, con esta derechona voraz, retrógrada e intolerante que nos gobierna desde el origen de los tiempos, ni de los poderes concertados con ella sean económicos, empresariales, clericales, judiciales o de la comunicación…, es decir, los llamados “poderes fácticos”,  que desde siempre se lo han guisado, se lo han comido y se lo siguen comiendo todo.

-Tras la “primavera de la transición” en la soñamos que éramos tan guapos, tan listos y tan ricos, e incluso más que los de  los países de la “Champion league mundial”, volvemos con el rabo entre las piernas al invierno del expolio de nuestro efímero Estado del Bienestar: empezaron privatizando las joyas de la corona públicas ( Telefónica, Endesa, Gas Natural, Iberia, Red Eléctrica, Argentaria, Tabacalera, Repsol .etc…) que fueron a manos de amigos y afines. Luego nuestros políticos, de derecha e izquierda,  habilitaron para sí esos “pasillos de la vergüenza” o “puertas giratorias” que les llevan desde las poltronas del poder a los pesebres de los consejos de administración de esas empresas con las que fueron tan generosos mientras gobernaron y allí pululan refocilándose en indecente camaradería “padres de la patria” de todo pelaje, llámense González, Aznar, Rato, Solbes, Zaplana, Salgado, etc.  etc… -Ahora nuestra derecha insaciable, del brazo de esos “poderes fácticos” camina por la privatización de lo que aún nos queda  de lo público, sea la Sanidad, la Educación…e incluso hasta el agua que bebemos en un proceso de esquilmado total.

-Y  en éstas estamos deshojando la margarita, voto o no voto… viendo que aquí no hay solución a nuestros problemas pero intuyendo también lo mismo que  José Ortega y Gasset proclamaba hace un siglo: “España es el problema y Europa la solución” –

¿Y a quién votar?, eso lo debemos dilucidar en nuestra conciencia y en nuestro sentido común, evitando la abstención muy propia de la izquierda al contrario de lo  que  hace la derecha que  siempre vota y en bloque y pese a ser minoría sociológicamente en este país se alzan con el santo y seña justificando luego sus desmanes  y el saqueo de lo público porque dicen que está avalado por la mayoría de los votantes….

Votemos por Europa a aquéllos que nos puedan sacar de la esclavitud milenaria que

padecemos, que sean capaces de regenerarnos de tantísima corrupción y mediocridad en que

chapoteamos: Podemos hacerlo y Podemos cambiar este presente estremecedor por un futuro

esperanzado.

 

Fernando Alvarez.

Yayoflauta. Granada

 (Artículo publicado en el diario de Granada, Granada Hoy, el día 19 de mayo de 2014.