DATOS Y MÁS DATOS. 

En el volumen de Julio de  la publicación Free World Magazine, Pobreza, Inequidad y Exclusión Social de Ecuador aparece referenciado el post de la compañera Sofia Prieto. Os lo volvemos a postear por si resulta de vuestro interés-

 

imagen post datos y mas datos

http://issuu.com/freeworldmagazine/docs/freeworldmagazine_jul_esp

En las últimas semanas, no dejan de aparecer informes en los que aparece la situación actual en España, en referencia a algunos aspectos que como españoles y andaluces nos preocupan.

Reconozco, que quizás estoy sensible a estos datos, ya que por proximidad ideológica o informativa estos datos llegan a mis manos. Supongo  que esa no será el conocimiento de todos los andaluces, y habrá otros que estén más interesados en temas diferentes, el futbol, supervivientes o el tiempo que hará a partir de ahora… Sin entrar en juicios de valor, de qué es lo realmente importante, yo no puedo obviar que soy del gremio social y que a mi sí me inquietan los datos.

En el documento que Caritas y la Fundación FOESSA presentaron en marzo“Análisis y Perspectivas 2014” afirmaban que “la calidad y fortaleza de las relaciones sociales en España son un recurso de vital importancia para evitar el riesgo de fractura social generado por los efectos de la crisis en los niveles de renta y de desigualdad.”

Según el informe de Eurostat de abril, España tiene siete de las diez regiones con una tasa de paro mayor de paro de Europa (Andalucía entre otras).

España es el segundo país europeo, por detrás de Grecia, que menor capacidad tiene para reducir la pobreza infantil a través de sus ayudas sociales, según Save the Children.

Sin olvidar los datos que nos aportan los compañeros de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, que no dejan de trabajar e informarnos lo que supone y supondrá el desmantelamiento de la ley de la dependencia, la entrada en vigor de la Ley de la Reforma Local, etc…

Es interesante ver como políticos y ciudadanos opinan sobre los informes.

Significativas fueron las palabras del Ministro Montoro, desacreditando los informes de Caritas, en los que decía que son “puramente estadísticos”, y en ellos se “mezclan conceptos” y “provocan un debate que no se corresponde con la realidad”.  Quizás el señor Montoro tenga otras formas de obtener datos, pero creo que en estos momentos, la ciudadanía necesita de implicación de sus políticos y no desdén por los datos que no crean que les beneficia.

En otro lugar, está la opinión que ciertos tertulianos televisivos opinan sobre estos datos en los programas que aparecen como setas con “expertos” de los que desconocemos  su curriculum para que puedan opinar sobre cualquier tema, sin saber ni qué formación ni qué experiencia tienen para dar opiniones tan categóricas.

Pareciera, que por aparecer en la televisión, ya tienen la verdad absoluta sobre algunos temas, y claro, cuando opinan que ellos “por la calle no ven tanta necesidad”, que la crisis no es tan cruda como se pinta, que en Andalucía hay tanto paro, porque en realidad se vive de economía sumergida y de las subvenciones, y que los niños realmente tienen lo que necesitan… “Yo alucino y me enciendo”. Un poco de rigor a hacer estas afirmaciones!!!! ¿Por qué se les da tanto espacio en la televisión que es donde se genera opinión? ¿Es que realmente preferimos creernos estos argumentos? ¿No nos gusta la realidad que tenemos, y preferimos creernos el  discurso liberal más optimista, de que realmente le va bien al que se lo merece, y que se puede conseguir lo que se proponga con esfuerzo?

Pues va a ser que no, que algunos nos creemos los datos, que vemos peligrosa esta dualización social de ricos y pobres, que no creemos en la culpabilización del pobre y del parado, que está en esta situación porque quiere y porque no hace nada para mejorar su situación.

Sí creemos que la situación es preocupante y vergonzosa.

Algunos creemos que es necesaria una intervención estatal en momentos de riesgo de exclusión social, para que sea eso, un riesgo, y no una realidad. Y que esa intervención debe ser profesional y apolítica, en la que realmente se valoren los indicadores sociales y se den soluciones profesionales, y donde existan recursos sociales para poder dar respuesta.

Además estamos los que pensamos que la situación actual nos pasará aún más factura en el futuro si no tenemos en cuenta la situación tal y como es, y entre todos ponemos remedio.

 

Sofía Prieto