Etiquetas

, , ,

¿CON L@S NIÑ@S NO SE JUEGA?

20140725-231722-83842385.jpg

Me llamó poderosamente la atención el titular de esta columna de opinión de Elvira Lindo publicada en El País, el pasado 29 de junio. Reflexionaba la periodista sobre el demoledor informe publicado por UNICEF España, en el que tras denunciar ya las graves consecuencias que la crisis tenía ya para niños y niñas en 2012, no solo no sirvió esta denuncia para que el Gobierno de la Nación tomara medidas eficaces de atención a la infancia, sino que, dos años después, según los datos el estudio de UNICEF 2.300.000 niñas y niños sufren desnutrición.

Cabría esperar de un Gobierno para el que los no nacidos son objeto de derechos, a los que hay que proteger por encima de casi todo, que su preocupación fuera aún mayor por los ya nacid@s, pero desgraciadamente, los niños y niñas ya nacidos no son una prioridad para un gobierno que en dos años y medio ha destruido el Estado de Bienestar que nos había costado construir 30 años.

Los datos son desoladores. Según la EPA, en el último año la población activa cayó en 424.500 personas; esto significa que hay casas donde madres y padres carecen de ingresos para satisfacer las necesidades básicas de sus hijas e hijos.
El dato de personas ocupadas no son mucho mejores: los salarios han bajado una media de un 17% en España, y la jornada laboral ha subido, en consecuencia, se trabaja mas por menos dinero, pero es que además, aunque trabajemos más, los salarios actuales, sobre todo los mínimos, ya no nos permiten sufragar los gastos básicos de una familia.

En Educación, desde el año 2010 hasta este año los recortes van a ser 7.298 millones de euros (El Pais 8 de diciembre 2013); en sanidad, los recortes nos sitúan por debajo de la media de la OCDE, y se han perdido más de 25.000 puestos de trabajo de profesionales sanitari@s. En cuanto a los servicios sociales, la aportación del Estado se ha reducido en un 42% en los programas de atención a la infancia, qué decir ya de la demolición y aniquilación si pausa de la Ley de Dependencia, que también atiende a niñas y niños con necesidades específicas.

Aún así, algunas administraciones autonómicas y algunos ayuntamientos están haciendo esfuerzos para cubrir las necesidades básicas de alimentación y suministros, para paliar la falta de recursos en muchos hogares, pero esto no es suficiente. Los comedores pueden estar abierto durante el verano, pero la atención a la infancia debe ser integral, planificada, debe afectar a todos los ámbitos de la vida de los niños y de las niñas: educación, sanidad, igualdad, ocio, cultura, alimentación, participación social…

Las y los profesionales de los Servicios Sociales estamos haciendo malabares para gestionar el escaso presupuesto, y vemos con preocupación el que no se puedan realizar intervenciones integrales que permitan proporcionar a las niñas y niños la oportunidad de un futuro mejor.

Hasta la propia UNICEF denuncia en su informe que el Plan Nacional para la Inclusión Social 2013-2016 se reconoce el problema de la pobreza en España,éste adolece de recursos económicos suficientes y de medidas concretas destinadas específicamente a la infancia.

¿Con los niñ@s no se juega? Yo creo que se juega y se ríen de la situación de desesperación que viven las familias.

Afirmaciones como las hechas estos días pasados por el Presidente del Gobierno en referencia a que la “Sanidad es hoy más universal que nunca”, que “tenemos un Estado de Bienestar como no lo tiene casi nadie en el mundo”, evidencia del (des) interés de este Gobierno por poner en marcha medidas contra la pobreza infantil.

El informe de UNICEF es claro: denuncia los efectos irreversibles que incluso las privaciones temporales experimentadas por las niñas y niños pequeños pueden tener en sus capacidades futuras y , a su vez, en las perspectivas de futuro de España como país.

Las niñas y los niños deben ser nuestro bien más preciado, no invertir en ell@s es no apostar por el futuro de nuestro país. Con l@s niñ@s no se debería jugar, pero desgraciadamente, nos los estamos jugando. ¿Con los niñ@s no se juega? Yo creo que se juega y se ríen de la situación de desesperación que viven las familias.
Es imprescindible ya un pacto de estado, para la atención a la infancia, por encima de legislaturas, de gobiernos y de partidos políticos.
De no hacerlo, lo que está en juego es nuestro propio futuro como país.

Yolanda Martinez Barrionuevo.
Trabajadora Social