Etiquetas

,

Reblogueamos  hoy un post muy interesante publicado en el blog de Belén Navarro “Trabajo Social y Tal” sobre el anteproyecto aprobado de la

Ley de Servicios Sociales de Andalucía

Captura de pantalla 2014-08-29 a la(s) 11.41.25

viernes, 15 de agosto de 2014

Críticas a la nueva ley de servicios sociales de Andalucía. Uno, el objeto del sistema.

Me propongo a lo largo de cuatro entradas, que aparecerán en lo que queda de mes, explicar por qué considero que el Anteproyecto de ley de servicios sociales de Andalucía es un mal anteproyecto de ley. Y es que por fin la Junta de Andalucía se ha decidido a promulgar una segunda ley de servicios sociales; la primera y única es de 1988, así que veintiséis años ha esperado el PSOE, veintiséis años de mayoría absoluta, ¡ojo!

Al margen de la ostensible tardanza en elaborar una nueva norma que regule el sistema, es justo dar la bienvenida a la nueva ley (incluida en el acuerdo de gobierno PSOE-IU). El sector en su conjunto esperaba con ilusión el anteproyecto, que tenía por delante el reto de transformar el sistema y crear, de una vez, un verdadero sistema público andaluz de servicios sociales. Los Colegios Profesionales han participado con mucho interés, pero no parece que estén para tirar cohetes. Por cierto, agradezco la iniciativa del Consejo Andaluz de Trabajo Social (que ha estado activo en todo este proceso) de recoger aportaciones; enviaré la mía, plasmada en este blog, por los cauces adecuados.

En mi opinión, el anteproyecto no responde ni de lejos a la expectativa por cuatro razones fundamentales —->sigue leyendo