12 de octubre, día de la Resistencia Indígena.

 Captura de pantalla 2014-10-10 a la(s) 23.50.06

¿Qué estamos en España? ah, sí, perdonad, aquí es el día de la Hispanidad, o de la Raza, como algunos nostálgicos de la pureza prefieren llamarla. Pues así es amigos, un aciago día del 1,492, 12 de octubre por más señas, desembarcaba en las playas de Guanahahi un grupo de valientes aventureros, gente de la más variada pinta, maleantes de embarcadero, criminales huyendo de la justicia, hambrientos buscando el sustento diario, monjes que comulgaban todos los días con el catolicismo imperialista…y muchas ratas que se encargarían de sembrar epidemias y desolación en las nuevas tierras conquistadas para Isabel y la Santa madre Iglesia, y todos ellos comandados por un personaje oscuro, medio monje, medio navegante, medio descubridor, medio plagiador, tan medio en todo que se quedó en medio mito, pues las contradicciones de la historia se encargó de destruir la otra mitad. Pues con este medio personaje empezó la decadencia de la totalidad del planeta, llevando a tierras vírgenes el sistema más atroz que civilización alguna había soportado, el sistema medieval de las iglesias, iglesias porque cada rey fundaba la suya propia a la conveniencia de sus intereses, todo ello en nombre de un súper Dios único. Pues bien, ¿qué festejamos hoy, una merienda de indígenas americanos, el nacimiento del sistema feudal añorado por todos nuestros gobernantes? no sé qué añoran, pues todavía vivimos en la edad media. Algunos dirán que esto es una opinión radical exagerada, a esos les pregunto si no les parece radical el sistema que descubre una total corrupción en sus gobernantes y en lugar de meterlos en la cárcel nos siguen gobernando, ¿eso no es propio de los sistemas totalitarios medievales? Pues, que estés trabajando toda la vida, pagando unos impuestos para tener al final de tus días el derecho a que te cuiden sin tener que recurrir a la caridad o a arruinar la vida de tus hijos El tener una pensión digna sin que tus hijos se queden parados y tengáis que mal vivir todos de una pensión que ya para una persona sola es chica. Que la “hucha” de las pensiones, esa que hemos rellenado con tanto esfuerzo haya sido expoliada para que nuestros gobernantes vivan a todo lujo. Que tengamos que pagar unos medicamentos que ya hemos pagado con creces. Que la Sanidad Pública (que no es gratuita, pues también la hemos pagado) esté en caída libre hacia la privada, para pagarla por segunda vez. Que el paro te obligue a aceptar un trabajo que lo iguale a la esclavitud. Que alguien me diga que diferencia tiene esta época a la medieval. Y no me digáis que por lo menos nos hemos librado del derecho a pernada, pues quién sabe cuántas criaturas han tenido que ceder a este derecho para poder tener un trabajo o poder llevarle un trozo de pan a sus hijos. Pues bien este bomboso día que hoy celebramos, de hace muchos años fue cuando empezó todo. Ahora vamos a divertirnos con los festejos que nos han preparado nuestros gobernantes. ¡¡Niños y niñas, hombre y mujeres, señores mayores, aguantad el hambre de pan y derechos, y pasad, el circo va a comenzar!!

Manuel Fernández Martin