Etiquetas

, ,

APROXIMACIÓN A LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL

Unknown-2

Resulta difícil hablar de la Renta Básica si previamente no se ha realizado una aproximación a la situación social que atraviesa nuestra sociedad. Sólo a partir de ella es posible entender de qué estamos hablando, a pesar de que la Renta Básica es una cuestión de la que se viene escribiendo y estudiando desde hace más de 30 años, tanto en España como en muchos otros lugares del mundo.

Dado que el objetivo de estas líneas no es realizar esa aproximación a la situación social, simplemente acordemos como punto de partida que el problema de nuestra sociedad no es la producción de bienes, sino su distribución. Sobre nuestro mundo existe riqueza suficiente para poder atender con dignidad las necesidades básicas de todos sus habitantes. El sociólogo suizo Jean Ziegler sostiene que en la actualidad se producen alimentos suficientes para alimentar a 12.000 millones de personas. Sobre el planeta sólo estamos 7.000 y a muchos de estos no les llega. Sucede simplemente que esta riqueza no se utiliza para dar respuesta a las necesidades de todos, sino para aumentar la riqueza de quienes más tienen. Las grandes multinacionales acaparan y trasforman para poder sacar el mayor beneficio con su venta. Evidentemente esto, que sucede a nivel mundial, tiene su reflejo perfecto en nuestra sociedad, donde el 10 por ciento acapara el 80 por ciento de la riqueza.

Es muy importante tener presente lo anterior, pues la idea de la Renta Básica Universal se apoya en la seguridad de que existen recursos suficientes para que todo el mundo pueda llevar una vida digna. Se trata de reasignar esos recursos y de hacerlo reconociendo el derecho de todos los ciudadanos a poder disfrutar de su parte del pastel.

En la actualidad existen diferentes versiones de la Renta Básica, algunas de las cuales han sido puestas en práctica por unas comunidades autónomas, por ejemplo Extremadura. Andalucía está en proceso de definir igualmente una Renta Básica, apoyándose en que viene recogida en el Estatuto de la Comunidad. Igualmente en otras comunidades han establecido diversas ayudas públicas destinadas a personas sin recursos como el salario social, la renta social, la renta mínima de inserción, así como otras pensiones no contributivas destinadas a la integración social ante situaciones de emergencia. De todas formas es importante subrayar que todas estas versiones existentes no corresponden a la versión de Renta Básica Universal que, sostenida por diferentes autores y colectivos, trata de dar una respuesta global a la situación de pobreza y desigualdad que existe en nuestro país. Son más bien diferentes ayudas o subvenciones para casos de emergencia social.

Son muchas las diferencias entre el concepto de Renta Básica y las diferentes versiones a las que hemos aludido rápidamente más arriba. Para ver mejor las diferencias, considero que el mejor camino es exponer las características que consideramos básicas en una Renta Básica Universal.

Si intentamos definir el concepto, hemos de decir de inmediato que entendemos por Renta Básica Universal un ingreso monetario que garantiza el Estado para toda la población, independientemente de su situación socioeconómica.

Analizando esta pequeña descripción, obtenemos algunos datos esenciales que la definen:

1.-Es un derecho garantizado por el Estado. No se trata de una subvención o de una ayuda graciable en función de la disponibilidad de los presupuestos o de la voluntad de su administrador. Igual que tenemos reconocido el derecho a la educación, lo tenemos a una Renta Básica.

2.-Además es UNIVERSAL, es decir que la perciben todas las personas.

3.-Es INDIVIDUAL, en el sentido de que no corresponde a la unidad familiar en la que esté integrada una persona, sino a todas y cada una de las personas que la integran o que no constituyan una unidad.

3.-Es un derecho INCONDICIONAL. No está sujeto a condición alguna por parte del individuo, ni laboral ni familiar ni de ninguna otra índole.

4.- Es SUFICIENTE para poder vivir con dignidad. Se parte de que nunca esté por debajo del umbral de la pobreza.

Hay otras cuestiones necesarias para entender mejor el concepto de Renta Básica Universal

  • Nunca sustituye a los servicios básicos públicos ofrecidos por el Estado, como educación, sanidad o dependencia
  • Sí sustituye a otras prestaciones públicas monetarias de inferior cuantía, que se actualizarán hasta el nivel de la renta básica.

Existen diferentes opiniones a la hora de afrontar cómo hacer efectiva la cantidad que se ha de entregar a cada persona.

Los promotores de la Red de Renta Básica, con Daniel Raventos y compañeros a la cabeza, proponen que la cantidad a entregar a los menores de 18 años sea un quinto del total. Para los defensores de la Renta Básica de las Iguales, otro numeroso colectivo, proponen que la cantidad debe ser la misma para todos por igual, porque todas las personas son iguales en este derecho básico. Sin embargo, estos últimos proponen que una parte se percibirá en mano y la otra en forma de bienes de uso colectivo, con lo que se formará un Fondo de Renta Básica, garantizando que dicho Fondo será gestionado mediante una democracia participativa.

En la actualidad existe una plataforma Renta Básica a nivel de todo el estado español que está detrás de la presentación de la Iniciativa Legislativa Popular Renta Básica en el Congreso de los Diputados. Esta ILP ha sido aceptada por el Congreso y está en su fase de recogida de firmas de apoyo. Han de ser 500.000 las recogidas en un plazo d 9 meses, del que ya se han consumido más de siete.

Ha habido un pacto a la hora de redactar el texto de la ILP entre todos los defensores de las diferentes versiones de la Renta Básica. Se trata de un acuerdo que recoge aquello que es común en todas las versiones y que incluye un elemento nuevo y es el de una aplicación gradual. Se establecen dos momentos o fases, en el primero de los cuales la Renta Básica se aplicaría a las personas que no tengan cobertura por desempleo ni dispongan de otros ingresos o aquellas personas cuyas rentas, ya provengan de salarios, subsidios o pensiones públicas, sean inferiores a la cuantía de la Renta Básica, en cuyo caso se les complementaría. En una segunda fase, se regulará la extensión, como derecho universal, al resto de las personas.

Existen también diferencias notables entre las distintas versiones de Renta Básica en cuanto al modo de cómo financiarla. Sin entrar en estas diferencias, es comúnmente admitido que la aplicación de la Renta Básica no sería posible sin una reforma fiscal profunda y distributiva, donde el que más tenga, sea quien más pague. Volviendo al inicio de estas líneas, se trata de que los recursos que existen y que son suficientes para que todas las personas vivan con dignidad, no se acumulen en las manos de unos pocos, mientras la mayoría no llega a alcanzar unos mínimos de dignidad. Lo que no de ningún modo es aceptable es que el número de millonarios haya crecido en España un 24%, mientras hay más de cinco millones de parados y dos millones de familias con todos sus miembros parados.

Es necesario reconocer que la Renta Básica tiene muchos detractores, que se posicionan desde diferentes perspectivas contra la posibilidad de la aplicación de la misma o contra el propio concepto. Frente a ellos estamos quienes sí creemos que no sólo es posible sino necesaria.

Nuestro trabajo de difusión y de recogida de firmas continúa y si alguien quiere unirse a nosotros, simplemente puede dirigirse a ilprentabasicagranada.org o llamar al teléfono 958 520023. La Plataforma Renta Básica Granada se reúne periódicamente para organizar las diferentes tareas que lleva adelante.