Etiquetas

, , ,

25 Noviembre Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres

 imagen post

Este año nos acercamos al Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres con la incertidumbre de no saber qué pasará con los servicios de información y atención a las mujeres víctimas de violencia que se prestan en los diferentes Ayuntamientos una vez aplicada la Ley de Reforma de la Administración Local. Especialmente en aquellos municipios pequeños a los que la ley les exige su práctica y total desaparición, desde el punto de vista de los servicios prestados a la ciudadanía y que supondrá una desigualdad en el acceso a los recursos entre las mujeres el ámbito rural y las de las ciudades.

La violencia de género no es un problema individual o familiar que deba ser resuelto en el ámbito privado, es un problema público al que las administraciones deben dar respuesta creando servicios suficientes para atender a todas las mujeres que se encuentran en esta situación. No podemos seguir normalizando el problema como un mal inevitable, el objetivo debe ser que no haya absolutamente ninguna mujer muerta por esta causa; no poner los medios para ello es una dejadez de funciones por parte de los políticos que gobiernan las administraciones públicas.

La mayoría de las mujeres que mueren  a manos de sus parejas no había presentado denuncia previa, es muy difícil salir de la situación de violencia en la que se encuentran, desde el punto de vista psicológico. Pero lo que menos ayuda es la falta de recursos dirigidos a estas mujeres que muchas veces cuentan con menores a cargo: pisos de acogida, ayudas económicas, asistencia psicológica, etc.

Ante esta perspectiva no es de extrañar que  muchas de ellas no se decidan  a dar el paso, en este sentido hay que recordar que el estado es responsable  no sólo de la muerte de estas mujeres sino también de todas las que sufren la violencia cotidiana toda la vida y que no salen en las estadísticas oficiales. Hago hincapié en la responsabilidad de los políticos que están a cargo de las instituciones porque lo que sufren estas mujeres no es sólo la violencia de sus parejas, es también la violencia del estado que no las protege.

Hay un ejemplo muy fácil, es como si tienes un cáncer y no te operan.

El problema de la violencia de género es que no se puede atajar de manera rápida, no se opera. El proceso de una mujer para salir de la situación de violencia es lento y con altibajos, los pequeños logros y empoderamientos que las mujeres van consiguiendo en su vida se quedan para ellas mismas, suponiendo una mejora en su bienestar. Pero claro, no se pueden fotografiar para colgarse medallas, no son parques que se inauguran para ganar votos.

Esto también explica que, a pesar de la constatación de la existencia de altos índices de violencia de género en la juventud,  se esté pensando en recortar recursos en la lucha contra la misma, y no en aumentarlos.

 La educación en igualdad, que es el principal modo de ir eliminando estos comportamientos, no reporta  beneficios inmediatos, el patriarcado existe desde hace muchos años, la reducción de la desigualdad entre mujeres y hombres no se consigue en un período legislativo, así que no interesa.

Sin embargo sí se consigue pasito a pasito desarrollando políticas públicas que vayan concienciando a la ciudadanía, creando recursos de calidad para las víctimas, esto que ya sabemos las  empleadas  públicas que trabajamos en los servicios de igualdad, quienes decidimos realizar este trabajo porque queríamos mejorar la vida de las mujeres, contribuir a la creación de una sociedad mejor y más igualitaria para nuestras hijas e hijos.

Aquellas  que no sospechábamos que las administraciones públicas se iban a convertir en espacios para el enriquecimiento de los políticos que las gobiernan, y que los recursos que deben ser prestados a través de ellas para la ciudadanía (esa misma que las paga con sus impuestos) iban a ser recortados para aumentar el número de políticos que vive de las administraciones.

                                                                                                                             Tamara Álvarez Valverde.

 Fuente imagen: http://amplia-mente.com/wp-content/uploads/2014/04/Violencia_machista_3.jpg