IDIOTA 

Captura de pantalla 2014-12-29 a la(s) 10.48.26

En primer lugar quiero hacer una aclaración al texto, nadie se confunda, ni se ofenda, no es el cometido. Solamente deciros que mi indicación en el mismo está relacionada con el lenguaje en la forma gramatical femenina, quiero saltarme la regla general del masculino, por dos razones:

– Porque quiero utilizar la regla excepcional del femenino

– Porque el blog al que me dirijo lo representan en casi su totalidad mujeres

Cuando eres pequeña, tus mayores van definiéndote las palabras, también corrigiéndotelas, por mal dichas, o porque no debías pronunciarlas, debido a que su significado pudiera ser obsceno, mal sonante, insultante, tabú, etc.

Las libertades que nosotras tenemos en estos tiempos actuales nos ofrecen el derecho a pronunciarnos, algo que en otra época y en éste nuestro territorio muchas de nosotras conocemos que no fue así.

Tengo que deciros que lo que voy a expresar ya está escrito, ya se conoce y está expuesto en nuestros sistemas de comunicación. Nada me invento, solo lo expongo, para vuestra información

En las reglas para comunicarse podemos confirmar algunas de ellas más relevantes:

  •  Tenga prudencia con lo que expresa y con las fotografías que comparte con los demás
  •  Pida permiso y sea discreto
  •  Paciencia y sea benevolente
  •  No sustituya la comunicación personal por la comunicación en la redes
  •  Etc.

Donde quiero dirigirme es a nuestra cultura clásica, tan sabia y raíz de nuestra génesis. Por ello os deleito con una frase de Platón que dice así:

“los sabios hablan porque tienen algo que decir; los tontos, porque tienen que decir algo” 

Seguramente la conoceréis, pues en las redes, nos llegan infinitas frases, para reírnos, hacernos pensar, distraernos, pasar el tiempo comunicándonos de forma diferente a lo que fue antaño.

Descubrí hace poco el vocablo “Idiota” es una palabra que hoy en día se usa más que nada como un insulto, según la DRAE para referirnos a alguien “engreído sin fundamento para ello”. Sin embargo, muy poco tiene que ver esto con el origen etimológico de la palabra, que llegó al español a través del latín, desde el original griego

Es así como este término prestado al latín adquirió el sentido de alguien zafio, ignorante, burdo y sin instrucción. Este es el valor que se conserva durante toda la Edad Media y el Renacimiento (el ignorante o idiota es en la Edad Media también el que no cree en Dios).

En el S. XVII la medicina francesa establece una clasificación de las deficiencias psíquicas o retrasos mentales, y utiliza el término “idiota”, al igual que lo hace con el vocablo latino “imbécil”, para denominar uno de esos grados de discapacidad psíquica.

Actualmente “idiota” es uno de los pocos insultos no machistas, que existe en varios idiomas, y cuyo significado es agradable. Puede tomarse como consigna o sugerencia de un mayor uso de éste en desmedro de otras palabras poco agradables.

La palabra “idiota” proviene del griego ιδιωτης (idiotes) para referirse a aquel que no se ocupaba de los asuntos públicos, sino sólo de sus intereses particulares. La raíz es ιδιος (ídios = solo, aislado y, en algún caso, particular y privado). La raíz es la misma que en “idioma” o en “idiosincrasia”. 

En la Atenas del siglo V a.C., período álgido de la democracia ateniense, el término ιδιωτης va adquiriendo un matiz despectivo, pues se consideraba mal que alguien se mantuviera apartado de esos asuntos públicos que iban a gestionar su vida. La participación política se consideraba un deber inexcusable. En cierto sentido faltar a ese deber era incomprensible para muchos atenienses, pues pensaban que la vida política beneficiaba a todos, diferenciaba verdaderamente al ciudadano del bárbaro; y, además, el Estado ayudaba a ejercerla si había dificultades económicas.

Por tanto, “el que no hace política es un idiota”, y no es un invento de ningún activista, sino de la Grecia fundadora de la democracia, a la cual muchos liberales y defensores de las instituciones suelen citar en diversos programas, que no hacen más que promover la idiotez en su significado original.

Finalizo esta pequeñísima ilustración con una frase de Einstein:

Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de IDIOTAS

Rakel

Anuncios